jueves, 29 de julio de 2010

Una historia curiosa


Durante el invierno de 2009 organicé un "painting trip" por los valles franceses del Pirineo. La intención era dibujar paisajes nevados y de paso conocer los grandes y míticos puertos que se coronaban en el Tour de Francia. En la subida al Col d'Aubisque hice una parada para tomar unos apuntes y en un poste de información a pie de carretera dejé una pegatina de nuestro grupo por si algún vecino francés aficionado a la pintura de naturaleza se animaba a conocernos. Hace un par de días recibí de parte de un buen amigo esta fotografía tomada mientras disfrutaba de una de las etapas del último Tour de Francia. Es agradable ver que a pesar de las heladas nuestro logo sigue resplandeciendo por el Pirineo. (FOTO: Victor Moreno Montiel)

1 comentario:

Manolo D. Galeote dijo...

Curioso, no.... curiosísimo. Así, poco a poco, a ver si vamos conquistando "las Francias...". Habría que distribuir pegatinas entre los socios para que, durante los viajes, las fueramos dejando por todos los rincones del planeta. Lo que no cabe duda es de la calidad de estos adhseivos, pués no es moco de pavo que haya sobrevivido a todo un riguroso invierno pirenaico. Chapó por la nota, Senci. De vez en cuando no viene mal estas anécdotas llenas de simpatía. Un abrazo.