martes, 8 de junio de 2010

Color


Un camachuelo es el color en estado puro. He pitado este óleo usando el color sin miramientos, que es lo que parece que hacen estos preciosos fringilidos cuando van de rama en rama intentando pasar desapercibidos. A ver si os gusta.

3 comentarios:

Fran A.H. Alvarado dijo...

Buena obra Pablo. Espléndida pose. Si me permites una pequeña crítica... parece algo irreal el fondo, pero como comentas que has puesto el color sin miramientos casi no merece mención. Sigue así.
Un abrazo, Fran

Juan Varela Simó dijo...

Bonito trabajo Pablo. Sólo me resulta extraño el fondo por que se come al tema principal al repetir los mismos valores y tintes. Yo me hubiera ido más hacia el complementario y hubiera intentado darle una lógica a las manchas, para integrar el conjunto. Mira, si te parece, la obra de Joaquim Mir, un maestro del color estridente, pero equilibrado.

Manolo D. Galeote dijo...

Opino lo mismo que Juan. Un fondo basado en los complementarios hubiese armonizado mejor todo el conjunto y resaltado más el colorido del pájaro. Técnica y habilidad no te faltan, Pablo, así que sigo animándote a que realices obras que mezclen aves y paisaje. Saludos.